lunes, 30 de abril de 2012

«Qué más dará»

De vez en cuando parece que las cosas, nuestras cosas o (si fuera necesario concretar) mis propias cosas, se desfondaran, carecieran -como probablemente sea, en efecto- del menor motivo de interés para nadie. Así que entonces dejamos que el peso caiga y que las cosas caigan, y nos retiramos para no obstaculizar su caída, nos dejamos de ocupar, nos desentendemos.

No sé si hacemos mal o bien: quizá bien si se atiende a cualidades o al atractivo de las tales cosas que, en el mejor de los casos, podrá ser marginal, escaso o el propio de un mero capricho para curiosos; pero creo que es entonces también, y cuando nos dejamos arrastrar por ese humor negro, por esa melancolía, cuando es muy posible que hagamos mal, y hasta muy mal, en un sentido relativo, y seamos injustos para con nosotros y lo nuestro (pero no un «nuestro» de positivas proyecciones, de presencias o valiosas realizaciones, sino ese otro «nuestro» más decididamente personal: el del cuidado que precisa lo de uno mismo para consigo mismo, el interés que nos despertamos por lo específico de la propia labor o el que me despierto yo por mi tarea, por «lo mío» en cuanto que ocupación y que equivaldría, en definitiva, a lo único que hay). El mundo que debiéramos vigilar, nuestro mundo; pues si él se hunde, nosotros vamos detrás con él.

Que ese descuido pudiera verse como una prefiguración de la muerte no es difícil conjetura. Esa desgana que te va carcomiendo el edificio y se extiende como una lepra. Algo que empieza por justificarse en la sospecha del natural desinterés ajeno: «total, si esto no le importa a casi nadie». Y es irónico que sea entonces cuando surjan aquí y allá, esporádicos pero insistentes, los desmentidos de un cierto aprecio y seguimiento: «Te solía leer, pero últimamente como lo has dejado...». «Vaya, ahora aparece el público», te dices. Porque había público y no te habías dado cuenta.

En otro orden de situaciones pasa algo parecido, y, en concreto, también nos vamos descolgando de las personas; y nos empiezan a resultar desconocidos incluso aquellos que hasta hace poco nos fueran más próximos, o por milagro a veces recuperamos también y simultáneamente una vieja familiaridad que ya creíamos perdida. Pero quizá es que somos nosotros los que cambiamos. Todos lo hacemos. Sin notarlo casi, nos vamos alejando de antiguos hábitos, de la costumbre o adoptamos otras mal compatibles con aquellas abandonadas: y una noche contemplamos al amigo, que ahora es capitalino de adopción y desconoce ostentoso los rituales de la provincia, así que, por eso mismo, nos desconoce, y le vemos hacer tales alardes de mundanidad mientras se pavonea y estira el desplegado estro de una sorna experta de connaisseur... «Antes era distinto», te dices. Ya. Pero antes también lo éramos nosotros.

Distintos e iguales, habituados o desacostumbrados, nos vamos alejando poco a poco. La máquina de la vida nos devora y las dentelladas que nos enseñamos en la conversación no acaban nunca de casar bien entre sí.


6 comentarios:

  1. Pues ¡ya se hacía esperar una entrada en tu blog! pero con este tiempo creo que se te ha calado un poco de morriña por dentro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, qué bien lo entiendes y qué benévola eres! Lo de arriba fue una tentativa de disculpa por mi silencio último (falta de traducciones americanas, etc.) que se me complicó hasta dar en esa cosa. Lo quise remediar sin borrarlo y casi lo empeoré. No sé. He pensado, para cuando me den "calladas" de estas en un blog nuevo de notillas marginales de lectura (link "A ver eso", 3º de la izquierda)...

    ResponderEliminar
  3. Hermosa reflexión. Lo importante es cultivar y crecer con ese mundo propio del que tanto nos ocupamos. Lo contrario es esa vida inauténtica del hombre impersonal. Saludos y recuerdos afectuosos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, David. Verlo desde la filosofía tranquiliza un poco...
    Un fuerte abrazo.

    (No pudo responder desde casa. Lo hago en el Insti. Tanto antivirus y tanta leche y se me bloquea todo. No me dejaba escribir ni una letra...)

    ResponderEliminar
  5. Silvia Hagemann8:08:00 p. m.

    Qué casualidad (pero las casualidades no existen). Esta mañana mi meditación era: Aloneness.
    Y mi texto era el siguiente: When there is no "significant other" in our lives we can either be lonely, or enjoy the freedom that solitude brings.
    When we find no support among others for our deeply felt truths, we can either feel isolated and bitter, or celebrate the fact that our vision is estrong enough even to survive the powerful human need for the approval of family, friends or colleagues.
    (...)
    Ultimately, each of us must develop within ourselves the capacity to make our way through the darkness without any companions, maps or guide.
    (...)
    When you are alone you are not alone, you are simply lonely -and there is a tremendous difference between loneliness and aloneness.
    (...)& (...)
    Loneliness is absence of the other. Aloneness is the presence of oneself.

    La cosa se extendía más, pero así se coge la idea. Me ha llamado la atención porque resonaba con tu entrada en el blog, que he leído hoy.

    No publiques el comentario, sólo era una curiosidad. Besos

    ResponderEliminar
  6. Cómo no publicar tan precioso comentario. Gracias, Silvia. Saber que hay alumnas y compañeros como vosotros (un poco más arriba está Marijose y ahí al lado David) compensa cualquier pasajero desaliento (que, en el fondo, más bien pretende ser elaborada disculpa que otra cosa).

    ResponderEliminar

Cariñosas las observaciones