lunes, 2 de junio de 2008

Otro ángulo (más viejo)

[de un cuaderno de los 90, hacia abril del 93, aprox.]


[...]¿Qué es lo difícil? No se trata de la complejidad tan solo: esa forma de lo difícil aburrida, integrada por interminables suposiciones concatenadas a la manera de la caja china, es en realidad trivial. La dificultad interesante sería, más bien, aquella que rompe con las suposiciones convencionales, que ofrece diferentes caras, ángulos, posibilidades todas ellas válidas pero insuficientes cada una de por sí -independiente de las demás- de ser el único instrumento de comprensión. La multilateralidad (mehrseitig) es el carácter fecundo de la dificultad y, en ese sentido, todo participa de la dificultad. No suele haber lo fácil en el sentido de lo reducible a fórmula única. La suspensión de lo definitivo es el punto de partida para acceder a cualquier comprensión, pero no por escepticismo ni prudencia sino por un modo diverso de comprensión. Un modo distinto de acercamiento a las cosas. Si admitimos que las cosas son potencialmente incomprensibles, opacas, y que tan solo se nos ofrecen vislumbres y que las vislumbres son indicios de posibilidades de significación iremos explorando cada una de tales rutas y así construiremos los diferentes itinerarios de acercamiento, la red de los accesos, no para perdernos sin más en el laberinto sino para "fijar" el mapa siempre provisional del encuentro. ¿Existe una ley en la diversidad de los encuentros? Probablemente exista, pero modificada no solo por los datos diversos sino en su misma formulación y reglas por la propia situación creada y su grado de inverosimilitud real, su desajuste con lo esperado. Es el desajuste el criterio de su formulación reglada. La regla depende de lo nuevo, no de lo sabido, de su regularidad. Tendemos a construir reglas sobre regularidades y establecemos excepciones. Lo nuevo se define por su irregularidad y ése debería ser el fiel de su sentido. Punto de apoyo de la búsqueda: la explicación inestable de los desvíos. El camino nuevo de la anomalía. El desequilibrio. [...]

_________________
La distancia me vuelve ese fragmento extraño y familiar a la vez. A mí tampoco me gusta el tono. Son cosas muy sabidas que uno se recuerda y que pueden aportar contexto a lo dicho estos días. Recuerdo que entonces tenía muy reciente la lectura de Proceso y realidad de A.N. Whitehead. Y quizá se note. Lo copio porque, al leerlo esta tarde, se me pega a los ángulos de ayer domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cariñosas las observaciones